Hace unas semanas publiqué en este blog un artículo sobre la técnica de neuroestimulación de aplicación superficial NEAS. En él te explicaba sus bases y en qué consiste esta técnica.

Hoy me gustaría profundizar un poco más en sus aplicaciones y los beneficios que sienten las personas que reciben este tratamiento. ¿Te interesa?

Mejora del sueño

Mantener un ritmo de sueño saludable es algo básico para que nuestra salud no se resienta. En el blog tienes un artículo sobre su importancia. Te lo dejo en el siguiente enlace: disfrutar de un sueño reparador se nota en la cara.

El uso regular del sistema NEAS actúa sobre el cerebro y provoca que las ondas precursoras del sueño profundo se incrementen. Debido a ello, puedes sentir que te despiertas más descansada.

El aumento de la duración y la profundidad del sueño consigue aportar a tu organismo el reposo que necesita para funcionar de manera correcta en tu día a día.

NEAS para el alivio del dolor

Esta técnica se emplea tanto en el alivio del dolor crónico como en la prevención del dolor agudo, para evitar su inicio.

Gracias al efecto de los estímulos bioeléctricos de baja frecuencia que se aplican sobre la piel, es posible aliviar el dolor provocado por algunas de las molestias más habituales como patologías lumbares, hernias discales, artrosis...

En el caso de dolores agudos, también es posible sentir los efectos positivos del estímulo eléctrico creado por este innovador sistema.

NEAS en el deporte

La neuroestimulación se utiliza por parte de los deportistas para mejorar el rendimiento en diferentes disciplinas.

En el caso de personas que practican deporte, tanto de forma profesional como aficionados, hay ciertos efectos de este sistema que pueden ser aprovechados. Utilizar el sistema NEAS reduce el tiempo de fatiga, mejora la calidad del descanso y facilita la recuperación de la musculatura tras el entrenamiento.

En la fase previa, durante el calentamiento, ayuda a preparar la musculatura, aumentando el riego sanguíneo. De este modo, se mejora la capacidad del músculo y se aumenta la energía a disposición de las células.

Después del entrenamiento, en la recuperación, es muy importante permitir la relajación de las fibras musculares que han trabajado durante el mismo. Además, la producción de toxinas como el ácido láctico durante el periodo de entrenamiento se incrementa. Utilizando el sistema NEAS, la mejora de la circulación sanguínea favorece la eliminación de dichas toxinas, consiguiendo una recuperación más rápida y efectiva.

La neuroestimulación aumenta los estímulos recibidos por las células por lo que también ayuda a la mejora del rendimiento. Por ello, es interesante para cualquier persona que desee mejorar su actividad deportiva.

Recuperación de lesiones

En el caso de lesiones musculoesqueléticas, se puede emplear para acelerar su recuperación, en combinación con tratamientos de fisioterapia.

Utilizar en NEAS en las sesiones de mejora de la movilidad, incrementará su efectividad y puede ser un complemento interesante para avanzar hacia la curación de la lesión.

Relajación

El sistema NEAS funciona muy bien para ayudar al cuerpo en el proceso de relajación.

El estrés mantenido es perjudicial para el organismo por lo que es muy interesante contar con una ayuda para reequilibrar el sistema nervioso autónomo, el encargado de disparar los mecanismos del estrés.

Como ves, este sistema presenta numerosos beneficios que pueden ayudarte a mejorar tu salud y tu aspecto. ¿Quieres saber más sobre él? ¿Te gustaría conocer si puede ayudarte en tu caso concreto? Pásate por el Centro Karmele en Donostia o llámanos por teléfono y te ayudaremos con cualquier duda que puedas tener.

neas-beneficios-compressor.jpg

Comment