A medida que pasan los años ganamos conocimiento y experiencias de vida. Pero, a cambio, nuestra piel va perdiendo firmeza y elasticidad. Entonces aparecen las arrugas.
Seguro que alguna vez has oído hablar del ácido hialurónico como medio para mejorar la apariencia de la piel. En este artículo te explico cómo se utiliza.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una molécula humectante, es decir, retiene agua, hasta mil veces su peso. Por ello posee un gran poder de hidratación para la piel. Además de ayudarte con la deshidratación, el ácido hialurónico es capaz de favorecer la producción de colágeno y mantener la elasticidad de la piel mientras lucha contra los radicales libres que nos envejecen. Incluso tiene propiedades antinflamatorias y antibacterianas. Todo un aliado a tener en cuenta para nuestra salud.

El ácido hialurónico, además, no es una molécula extraña para el organismo sino que nuestro propio cuerpo es capaz de producirla. Eso sí, una parte de la que se genera se degrada en las actividades celulares habituales. Además, con el paso de los años, cada vez se produce menos cantidad por lo que un aporte desde el exterior es una buena estrategia.

Existen numerosas cremas y serums faciales con ácido hialurónico añadido que se comercializan en la actualidad. Pero es importante tener en cuenta que esta molécula de cadena larga no consigue atravesar la epidermis y llegar a esa capa más profunda donde se forman las arrugas.

¿Cómo se forman las arrugas?

La piel está formada por capas. En el exterior se encuentra la epidermis que nos protege de las agresiones externas. La dermis se sitúa de forma más profunda, está compuesta por tejido conectivo que proporciona una red de soporte a la piel. Con el paso del tiempo, esta red se va deteriorando. Las células grasas y otras moléculas como el ácido hialurónico del organismo se reducen, se pierde el volumen y aparecen las arrugas.

La inyección de rellenos en ese tejido provoca la inmediata recuperación del volumen y la mejora del aspecto de la piel.

ácido hialurónico 1.jpg

¿Cuál es la ventaja de usar ácido hialurónico?

Cómo te decía antes, el ácido hialurónico es una molécula propia del cuerpo por lo que el organismo no va a rechazarla. La consecuencia más evidente es que las posibilidades de alergias son mínimas.

Funciona como una esponja, una vez inyectado absorbe moléculas de agua y crea volumen bajo la piel. Esto se utiliza tanto para rellenar arrugas profundas como para mejorar la tensión de la piel o ganar volumen en los labios.

¿Qué efectos secundarios tiene la inyección de ácido hialurónico?

En realidad, no existen efectos secundarios, al no ser una sustancia ajena al organismo.

Después de realizar el procedimiento, se puede notar la zona enrojecida, un cierto escozor o una pequeña inflamación, todo ello consecuencia normal del proceso de inyección. Estas mínimas molestias desaparecen en dos o tres días.

Los efectos son inmediatamente visibles. Pero es necesario tener en cuenta que el ácido hialurónico inyectado será reabsorbido poco a poco por el cuerpo, por lo que será preciso repetir el proceso cada cierto tiempo. El plazo depende del paciente pero suele ser alrededor de seis meses.

ácido hialurónico 2-min.jpg

Comment