Parece que por fin se acerca el verano. Nos está costando un poco, pero enseguida llegarán el calor, las ganas de vestirnos con ropa más fresca y los días de playa.

Es en este momento, al empezar a probarnos el biquini, cuando el aspecto de la piel del cuerpo se coloca en el punto de mira. Y ahí está: la celulitis.

¿Te apetece que hablemos hoy sobre ella? Seguro que algo de lo que aparece en este artículo te sirve de ayuda.

Vamos a por ello.

¿Qué es la celulitis?

El primer paso siempre es conocer al enemigo, algo imprescindible para poder enfrentarte a él.

Aunque se ve en el exterior, la celulitis es un problema del tejido subcutáneo. La piel aparece con un aspecto inflamado, con hoyuelos y en ocasiones dolorosa al tacto, la conocida piel de naranja.

Las zonas de aparición más frecuentes son glúteos, muslos y abdomen, aunque también puede dar la cara en otros lugares como la parte interna de los brazos.

Es un problema mayoritariamente femenino, debido a la diferente distribución de la grasa, el músculo y el tejido conectivo en ambos sexos. La estadística nos dice que en torno al 80 - 90 % de las mujeres la sufrirán en su vida. Esto no quiere decir que no vaya a encontarse nunca en hombres pero es menos habitual.

Existen diferentes grados de celulitis, en función del tamaño y del aspecto de la superficie afectada.

¿Cuáles son las causas de la celulitis?

No conocemos sus causas exactas pero, al parecer, surge como resultado de la interacción entre el tejido conectivo de la capa inferior de la piel y la capa de grasa que se encuentra justo por debajo.

Cuando las células grasas que se encuentran en el tejido subcutáneo, empujan hacia arriba y sobresalen hacia la piel, causan la apariencia típica de la celulitis: una piel sin firmeza y que presenta hundimientos.

¿Cuáles son los factores de riesgo para padecerla?

Hay ciertos factores que influyen en la aparición de este problema en la piel:

  • Los factores hormonales son muy importantes para su desarrollo. La disminución de los estrógenos debida a la menopausia, provoca que se reduzca la circulación sanguínea en el tejido conectivo justo por debajo de la piel. Cuando esto sucede, hay un menor aporte de oxígeno en la zona, lo que disminuye la producción de colágeno. Además, esta caída de los niveles de estrógeno hace que las células grasas aumenten de tamaño.

  • Hay factores genéticos que también afectan a su aparición y desarrollo. Por ejemplo, la velocidad del metabolismo, la distribución de la grasa en el tejido subcutáneo o los problemas circulatorios son factores determinados por los genes.

  • Y, por supuesto, la dieta y los hábitos de vida como el ejercicio físico o el tabaco influyen en la aparición de la celulitis.

En el centro Karmele disponemos de un programa corporal específico para mejorar el aspecto de la piel con celulitis. Si quieres más información para tu caso concreto, pregúntanos y te explicaremos todo lo que necesites saber sobre cómo podemos ayudarte.

--

celulitis-min.jpg

Comment