Hoy me gustaría que imaginaras por un momento esta situación.

Estás en el trabajo y tu jefe entra de pronto para darte dos noticias, una mala y una buena. La mala es que ese informe tan importante que había que preparar para la semana próxima tiene que estar terminado para mañana. La buena noticia es que tienes todos los datos así que puedes hacerlo desde casa.

Menos mal, piensas, porque tengo que recoger al niño en el cole a las 3 y media para llevarlo al dentista. No pasa nada, la clase de yoga del jueves otra vez se suspende. Es una pena, hace mucho que no vas. Y ese plan que habías hecho para ir al cine con tus amigas se puede anular.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Te pasa muy a menudo? Ahí es donde está el problema. Los imprevistos deberían ser eso, algo que surge de manera espontánea y que hay que solucionar. El problema suele aparecer cuando esos imprevistos se vuelven habituales.

Al final, la vida te arrastra y siempre hay alguien que se queda atrás. Ese alguien sueles ser tú.

Nunca son los clientes, los niños o la familia. Es tu propio autocuidado el que queda relegado a ese momento que nunca llega.

¿Por qué es importante cambiar de estrategia?

El autocuidado es el mejor modo de mantener tanto la salud emocional como la física. En demasiadas ocasiones nos olvidamos de nosotras mismas. Y no nos damos cuenta de que esto afecta de forma negativa a nuestra vida.

¿Recuerdas lo que dicen las azafatas en las instrucciones de seguridad de los aviones? Póngase su propia mascarilla antes de ayudar a los demás.

Esto que parece tan obvio, no es lo que practicamos en nuestro día a día. Todo el resto de tareas va primero y dejamos lo nuestro para el último momento, ese que muchas veces no llega.

Si queremos llegar a todo y en buenas condiciones, debemos cuidar primero de nosotras mismas. Solo así estaremos en situación de atender el resto de tareas.

Unas cuantas razones para cuidarte mejor

  1. Reduce los niveles de estrés. Si te dedicas tiempo, mejorarás tu productividad porque las hormonas del estrés van a mantenerse controladas. Estas hormonas, cuando se disparadas de forma constante, son responsables de numerosos problemas de salud.

  2. Te ayuda a mantenerte enfocada en las tareas más importantes y evita que retrases constantemente aquellas que te producen mayor ansiedad.

  3. Mejora la percepción personal de felicidad. Te sientes más relajada y más a gusto con tu propia vida.

  4. Vas a mantener una relación saludable contigo misma, mejorar tu autoestima y aumentar tu confianza.

  5. Mejorarás tu salud. El autocuidado no solo está relacionado con la salud mental. También se trata de cuidar tu cuerpo, comer mejor, hacer ejercicio y mimar tu piel.

Todo esto se verá reflejado en una mejor salud. Si tú estás bien, con energía, vas a ser capaz de realizar tus tareas de una manera más eficaz y sin quedarte sin fuerza antes de terminarlas.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu autocuidado?

Hay tres pilares básicos que debes tener controlados para funcionar bien: el sueño, la alimentación y el ejercicio.

Es vital que todos ellos estén equilibrados para que tu cuerpo funcione al máximo rendimiento.

Tus niveles de energía y tu capacidad de seguir adelante dependen de ellos.

Nosotras podemos ayudarte en nuestro centro de estética en Donostia. En el centro Karmele hemos diseñado programas de bienestar que se adaptan a tus necesidades.

Los tratamientos corporales o faciales consiguen mejorar tu aspecto y te ayudan a sentirte mejor contigo misma.

Dedica tiempo para cuidar de ti, mira por tu salud y siente el placer de escuchar, mimar y proteger tu cuerpo.

autocuidado-min.jpg

Comment