Los beneficios del drenaje linfático para eliminar toxinas y reducir la retención de líquidos no son ningún secreto. Si quieres saber más sobre esta técnica, en este enlace te dejo otro artículo sobre el drenaje linfático.

En esta ocasión, voy a explicarte otro sistema para mejorar la circulación de la linfa en tu cuerpo, pero esta vez se trata de un método diferente: la presoterapia.

¿En qué consiste la presoterapia?

La presoterapia es un método para llevar a cabo el drenaje linfático mediante la presión de aire en diferentes zonas.

Para realizar el tratamiento, el paciente se coloca un traje que cubre la parte a tratar, sobre todo brazos y piernas. Estas prendas se hinchan con aire y gracias a los cambios de presión en el interior de las mismas se realiza un suave masaje que favorece el drenaje linfático y mejora la circulación sanguínea.

Este tratamiento consigue mejorar el proceso de eliminación de toxinas y desechos metabólicos que se acumulan en el sistema linfático y de este modo disminuye la retención de líquidos. Gracias a la orientación del masaje, descongestiona sobre todo las zonas más problemáticas, como glúteos, caderas y muslos.

Al mismo tiempo, mejora la oxigenación y nutrición celular. El sistema circulatorio se verá favorecido y será capaz de transportar de forma más eficaz nutrientes y oxígeno a las células.

Beneficios de la presoterapia

Este tratamiento es eficaz para mejorar el aspecto de la piel e incrementar su tono, al reducir la celulitis y favorecer la eliminación de líquidos retenidos. Este líquido extracelular se acumula debido a las dificultades en la eliminación de toxinas del torrente circulatorio.

Además, es capaz de ayudar en la relajación y mejora del estrés ya que no se trata de un tratamiento intenso sino más bien de un tipo de masaje suave que favorece el bienestar del paciente. Después de una sesión de presoterapia te sentirás más relajada y también más ligera.

Asimismo, es beneficioso para la recuperación tras la práctica deportiva. Mejora los edemas en las extremidades e, incluso, favorece el tránsito intestinal en personas con problemas de estreñimiento.

Presoterapia: ¿cuáles son sus contraindicaciones y efectos secundarios?

La presoterapia es una técnica segura que no presenta efectos secundarios más allá de un ligero enrojecimiento de la piel, que no se produce en todos los casos, y alguna molestia muscular que no causa trastornos al paciente.

La duración de estos efectos depende de la capacidad metabólica del paciente. Un metabolismo activo y un sistema linfático en forma es capaz de superar enseguida estas mínimas molestias.

Aún así, existen pacientes con patologías severas que deberían evitar un tratamiento de presoterapia, como personas con edemas muy importantes, patologías cardiacas, diabetes mal controlada. Tampoco deberían someterse a esta terapia personas con otras patologías como hipertensión y problemas renales o hepáticos graves, así como bronquitis, enfisema o infecciones en la piel.

¿No sabes si las sesiones de presoterapia pueden ayudarte ? Consúltanos en el centro Karmele sin compromiso y te ayudaremos a aclarar cualquiera de tus dudas.

presoterapia-min.jpg

Comment